Estimados Colegas:

Recuerden que toda información importante es enviada por e-mail.

Sugerimos revisarlos periódicamente

» Artículos Publicados » Fonoaudiología y Vocología

Fonoaudiología y Vocología

Rodrigo Maximiliano Jerez
Licenciado en Fonoaudiología - UNLP

 

Dentro del campo de la fonoaudiología, la vocología se inscribe como aquella práctica especializada y exclusiva en el área de la voz. El término original es un tanto más abarcativo. No obstante, la misma raíz latina de la palabra (voc, voca) la ha llevado a un obvio reduccionismo en nuestro medio.

Puede que esta denominación, no resulte tan conocida; sin embargo, en los países anglosajones el término “vocology” o “vocologist” es de uso extendido, muy posiblemente porque quien la acuñara por primera vez fuera el Dr. Ingo Titze. Es él mismo quien la define como “la ciencia y práctica de la rehabilitación vocal, con un fuerte énfasis en la habilitación”. Nuestro equivalente latino es el de fonoaudiólogo especialista en voz.

Esta dedicación exclusiva a la que se circunscribe la vocología, demanda, naturalmente, un conocimiento “especial” más allá del obtenido en la base de nuestra formación, además del manejo de ciertas prácticas que se orientan exclusivamente a la habilitación, entrenamiento y rehabilitación vocal.

Voz normal y patológica

No deja de ser difícil definir con palabras los conceptos de voz normal y voz patológica, ya que, en el fondo, se tratan de conceptos auditivos, fisiológicos e incluso visuales que no se traducen con tanta facilidad al lenguaje escrito.

¿Cuándo una voz es normal? ¿Cuándo una voz es patológica?

El aspecto visual orgánico, podría ser el más sencillo de describir en principio. La indemnidad de las estructuras anatómicas permitiría, en teoría, cumplir el proceso vocal de la manera esperada, según parámetros normales.

Podríamos decir que una voz es normal, entonces, cuando no existen patologías orgánicas que entorpezcan la destreza vocal. Empero, no siempre es así. Existen alteraciones vocales, que no tienen manifestaciones orgánicas, ¿cómo advertir este tipo de alteraciones?

El aspecto visual funcional es el paso analítico siguiente. Además de observar las estructuras orgánicas, debemos prestar atención a la forma en la que se cumple la función vocal: una suerte de análisis fisiológico. 

Según esta mirada, podríamos pensar que, una voz normal, es aquella que tiene por origen un cierre glótico completo. No obstante, ésta es una conceptualización muy simplista. Debemos preguntarnos, además: ¿Las cuerdas vocales se aproximan con suavidad y firmeza o se golpean en cada emisión? ¿Se aducen con fuerza, casi obligando a las bandas ventriculares a adoptar una actitud parecida de proximidad o en su acercamiento dejan una luz por donde el aire escapa generando un sonido con cierta interferencia? ¿Qué es lo que hace posible una fonación defectuosa? ¿Cuál o cuáles de los músculos intrínsecos pueden estar desbalanceados en su accionar? Las posibilidades son infinitas. De ahí el necesario conocimiento anatómico y fisiológico que esta área demanda.

Finalmente, si no tenemos imágenes que observar… ¿Qué nos queda?

El aspecto perceptual requiere de mayor experiencia y una discriminación auditiva mínima que no todos tienen en primera instancia. Una definición casi infantil de voz normal es aquella que la describe como un sonido que se oye o suena bien. De más está decir, que quienes sostienen un concepto similar (llámense cantantes, profesores de canto, coach vocales, fonoaudiólogos dedicados al área de la voz o médicos ORL) están omitiendo una gran cantidad de información que no podemos desperdiciar durante las etapas de observación y evaluación. El estado de una voz, en su encuentro más inmediato se describe en términos de intensidad, frecuencia, timbre, y las posibilidades dentro de cada grupo semántico son innumerables.

Solo para aclarar. No afirmamos que sea incorrecto que una voz “suene bien” o “nos suene bien”, tampoco es incorrecto percibirlo de esa manera, pero en cuyo caso debemos preguntarnos ¿por qué? ¿Por qué nos parece que tal o cual voz suena bien? ¿Qué características tiene esta voz que resulta tan agradable? ¿cómo describir esas cualidades que hacen especial a la voz que oigo?

Una voz normal entonces, es aquella que guarda una relación coherente y armónica entre sus cualidades y elementos. Es aquella en donde frecuencia fundamental, intensidad, timbre e intensión se combinan y adaptan, dando lugar a una voz sana y eficiente capaz de cumplir su cometido según la actividad que se plantee.

Es cierto que hay denominaciones estandarizadas y más o menos regladas para hacer una evaluación perceptual confiable. Sin embargo, si se carece de una audición entrenada no hay escala que lo soporte. Términos como soplado, áspero, ronco, apretado, inestable se refieren a conceptos auditivos que en palabras no tienen una traducción tan unívoca.

No siempre en la clínica fonoaudiológica podemos realizar estas observaciones de manera tan completa. Quienes realizan estudios por imagen son los médicos ORL y de ellos dependemos (por lo menos en Argentina) para observar la laringe de nuestros pacientes o clientes. A veces los médicos envían sólo fotografías de la laringe, otras veces un vídeo sin audio, otras veces sólo un papel donde relatan sucintamente lo observado.

Para cada una de ellas, planteamos aquí una opción útil de observación y evaluación.

Colegio de Fonoaudiologos de Rosario