Estimados Colegas:

Recuerden que toda información importante es enviada por e-mail.

Sugerimos revisarlos periódicamente

» Artículos Publicados » Doce Encuentros con Juana Levín

Doce Encuentros con Juana Levín

Melina Mizrahi
Lic. en Fonoaudiología Mat. N° 1155

Tomando sus palabras sobre lo que entiende por “comunicar”: “hacer a otro partícipe de lo que uno tiene”, “compartir”, es que siento la necesidad de escribir estos párrafos de despedida. Tuve el honor de supervisar con ella durante más de un año; diez encuentros fueron virtuales y uno presencial. Esta despedida la considero como un encuentro más, sin ella presente ya… el diálogo continúa, está presente en mí.

Llego a contactarme con Juana de casualidad (o por causalidad…) a través de una amiga psicóloga que vive en Bahía Blanca. Ella conocía a una fonoaudióloga que realizaba supervisiones por Skype con Juana. Hablé con la colega y enseguida me pasó los datos. Fue muy emocionante contactarme con Juana Levín directamente. La había escuchado personalmente hacía muchísimos años en una charla en la Facultad de Ciencias Médicas cuando era estudiante. Me acerqué al finalizar la disertación y crucé dos palabras que fueron importantes para mí: recibite y después hacé lo que quieras. Así hice. Su libro Tramas del lenguaje infantil fue y es un gran compañero en la aventura de la formación profesional.

Fueron encuentros virtuales durante los años 2015 y 2016. La supervisión presencial fue en su consultorio, en Buenos Aires. Atesoro de ello una experiencia inolvidable. La simpleza, generosidad, calidez y claridad de Juana aún resuenan en mi memoria. Compartir con ella dudas, preguntas, saberes y sentires fue enriquecedor como profesional, como ser humano, si es que hace falta hacer la distinción.

Antes del primer encuentro me temblaba el cuerpo por la envergadura que representaba encontrarme con una profesional de tal trayectoria y por lo que había marcado en mí la lectura de su libro. La primera pregunta de ella fue: ¿Qué esperás de mí?

Al correr de los minutos me fui distendiendo y logró ser un espejo de lo que necesitaba escuchar. A lo largo de las supervisiones fuimos construyendo un vínculo de mucho respeto, de mucha confianza y de mucho afecto. Nuestras conversaciones también continuaban por mails, donde encontré otro espacio para expresarme y revisar, a través de la escritura, lo que me iba pasando.

Juana ha sido, es y será un referente. Buscar palabras de despedida me permite regresar a lo escrito y repensar. Mucho de lo hablado durante las supervisiones no queda plasmado en lo anotado… mucho se pierde y cuánto se transforma.

Sus palabras me acompañan en la clínica y en el pensamiento. Dejó huellas imborrables.

El significado por sobre la articulación. ¿Qué comprende? Esa es la cuestión.

Situación dialógica, alguien que dice para otro, enunciación. El hablar no se enseña, se saca, manteniendo una relación de a dos. Comprensión del funcionamiento social del lenguaje. Dos discursos se juntan o no se juntan. Lenguaje como particularidad del ser humano.

Categorías de espacio y tiempo. Primero se domina el espacio, luego el tiempo. Fundamental diferenciar entre imaginación y realidad. Nuestra forma de hablar es muy compleja.

¿Cuál es el campo del lenguaje? Campo particular, propio e independiente. Hay que ser un especialista para encontrarse con la dificultad.

No queda otra que seguir me escribió ante el fallecimiento de un familiar… así que tomo sus palabras y las recreo en esta oportunidad. ¡Muchas gracias Juana y hasta siempre! Con mucho cariño, Melina

 

Colegio de Fonoaudiologos de Rosario