Estimados Colegas:

Recuerden que toda información importante es enviada por e-mail.

Sugerimos revisarlos periódicamente

» Artículos Publicados » Una experiencia rosarina en la promoción de la salud vocal

Una experiencia rosarina en la promoción de la salud vocal

¿Por qué un taller de la voz para docentes?

En el año 2005 fui convocada por la Asociación del Magisterio de Santa Fe (Amsafe) delegación Rosario para desarrollar los “Talleres de prevención de disfonías docentes”. A través de una encuesta pude acercarme a la realidad vocal de los docentes rosarinos y de esta forma empecé a trabajar en el diseño de los objetivos.

Desde el inicio, el objetivo fundamental fue enseñar y acompañar al docente, no sólo a utilizar la voz correctamente, sino a detectar los estados de fatiga a tiempo para que pueda consultar con el especialista oportunamente. Además de brindarle las herramientas que le permitiesen en lo inmediato lograr una mejoría.

La disfonía en los docentes es una de las afecciones y/o aflicciones que solemos oír y percibir los profesionales que habitualmente atendemos pacientes con dificultades en la voz. Pero, a pesar de ser una de las pocas dolencias reconocidas en el listado de enfermedades profesionales previstas por el Poder Ejecutivo Nacional (Ley Nº 24557, artículo 6, inciso 2, decreto 658/96 aprobada en febrero de 1996), esta cuestión no es tomada en cuenta desde un enfoque integral. Aunque existe esta legislación para los problemas de la voz en los docentes, habitualmente me encuentro que ante esta situación, los maestros acceden de forma personal al tratamiento fonoaudiológico, en algunos casos con disfonías muy avanzadas. Este escenario deja al descubierto que siguen sin estar contempladas las actividades de promoción y prevención de la salud vocal, de forma coordinada y estructurada. Esto se da tanto en la formación como en el transcurso de la carrera docente, ya sea que se desarrolle en el ámbito privado o estatal. 

Siendo la voz uno de los principales instrumentos de trabajo de los docentes, ésta se ve afectada de manera particular. Debemos tener en cuenta un entramado de determinantes que están en relación a la afectación de la voz: ambientales, emocionales, fisiológicos. Es en este sentido que cobra relevancia abordar la atención de esta problemática compleja realizando múltiples actividades de promoción, prevención, tratamiento y rehabilitación, en los distintos planos y en forma interdisciplinaria. Es decir, se hace necesario abordar el problema de la salud de la voz, no solamente en un plano singular, dándose respuesta a la rehabilitación de la enfermedad, sino en el plano colectivo.

El equipo de trabajo en esta experiencia de prevención de disfonías docentes, está conformado por profesionales licenciadas en fonoaudiología y por psicólogos, que coordinan los talleres en forma conjunta y descentralizada ya que se trabaja en las distintas zonas de Rosario (zona norte, zona sur, zona oeste y zona centro). Además, se ha llegado a las localidades vecinas de Granadero Baigorria, Villa Gobernador Gálvez, Arroyo Seco, Fighiera, Pérez, Acebal y Pueblo Esther.

Los Talleres están orientados a la prevención y no al tratamiento directo de patologías vocales; entendiendo la prevención a partir de un espacio de escucha y reflexión. Donde surja la emergencia de interrogantes que interpelen la tarea docente.

Principalmente se busca favorecer el diálogo abierto donde se trate de desnaturalizar cuestiones o situaciones cotidianas que puedan afectar la salud de los docentes y el desarrollo de su tarea (un caso concreto de esto, por ejemplo, es cuando se considera “natural” entre los docentes ir a trabajar con algún malestar corporal como disfonías, gastritis, dolor de espalda; y su consecuente automedicación).

Se propicia la creación de recursos individuales y colectivos que promueven una vida saludable, y así evitar tener que llegar a la instancia de la enfermedad o de la licencia como medios inevitables para ocuparse de la salud. 

La mayoría de los docentes participantes presentan numerosos signos de fatiga vocal pero nunca han consultado al especialista.

Es aquí donde cobra especial relevancia el rol del profesional fonoaudiólogo dentro del ámbito de la prevención, al constituirse en agente comunitario de salud. No solo al originar este tipo de espacios si no también colaborando, participando y promoviendo acciones sanitarias que protejan la salud de la población.

La campaña del “Día Mundial de la Voz”, que se conmemora cada 16 de abril, es un buen comienzo para promocionar la educación de la voz y de la salud en general, transmitiendo información, motivando y fomentando en la población la necesidad de tomar medidas individuales o colectivas que ayuden a desarrollar estilos de vida más saludables.

Colegio de Fonoaudiologos de Rosario