Estimados Colegas:

Recuerden que toda información importante es enviada por e-mail.

Sugerimos revisarlos periódicamente

» Artículos Publicados » Salud para todos y todas en todas partes

Salud para todos y todas en todas partes

 

Enrique R. Ansaldi
(médico pediatra; salud social y comunitaria)
(ex MMP 8542 2º Circ. Santa Fe)
eransaldii@gmail.com

“Salud para todos y todas en todas partes” es un lema correspondiente a la iniciativa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) “cobertura sanitaria universal”.

(Esta exposición tiene dos iguales encendidas pretensiones: una, de puesta en práctica del legado que nos dejaron los mentores de la Atención Primaria de la Salud y, dos, de recuperación operativa de la Salud Social y Comunitaria en su ya probado ejercicio paralelo, sustentable, de estudio y trabajo).

La universalidad de la salud de la persona y la sociedad humana es una premisa excelente, un lema al que no le faltan pretensiones, un ideal que sin dudas está en toda acción humana pues sólo hay que cambiar el término <salud> para llevarlo a otros sectores de la organización social … una necesidad desde siempre, desde que el hombre definitivamente recibió el ejemplo y el mandato del amor -al menos en su primera acción cual es la atención, la deferencia- a todo prójimo sin descuidar principalmente a los más desposeídos, marginados, olvidados, carenciados y a todas y a todos los demás en todas partes y en todo tiempo.

Hasta ahí el dicho

Para que sea un hecho la misma OMS, lanzadora del lema y la propuesta con lineamientos y estimación de recursos y seguramente los tiempos oportunos también para la evaluación de los mismos, debe contar con la participación de los países y todas las organizaciones de salud pues queda un vacío entre ambas instancias institucionales que deja los objetivos solamente en la postulación, porque la OMS no ejecuta las acciones correspondientes en cada país ni en cada provincia ni en cada municipio ni en cada consultorio o terreno ni en cada uno ni en ninguno. 

Se trata entonces de un vacío que deben llenarlo, superarlo, las autoridades de los países, de cada país, provincia y municipio, y luego lo más trascendente: que cada miembro de cada equipo de salud –en el mundo entero- establezca un vínculo efectivo cada vez con cada paciente (la OMS y los estados dicen habitante, poblador, beneficiario, ciudadano, gente, ) … decíamos un vínculo con cada paciente de modo tal que éste y su familia y/o comunidad se vean, se sientan, se adviertan realmente abarcados, atendidos, comprendidos, en lo posible solucionados en sus problemas, y además involucrados como ciudadanos.

La concreción de dicho vínculo toda vez para todas las personas que necesitan utilizar algún servicio de Salud hace que como pacientes –desde el momento de su concepción hasta el final de su existencia- tengan accesibilidad, atención y resolución de su problema allí o en otro nivel de complejidad. Y como ciudadanos deben realizar su participación en todo el curso de las acciones del sistema de salud desde la percepción de la necesidad de la instauración del mismo hasta la evaluación de los planes y los usos de los recursos y sus necesarias correcciones y actualizaciones. Pues las personas, cada una y todas las personas, son el centro del universo; o sea: el andar del universo debe serlo entorno a y para ellas. 

Lógicamente esto depende de la salubridad política mundial y local; y esto es cultural, es educativamente antropocéntrico, es socialmente diferente, opuesto, a todo utilitarismo y o postergación de algunas personas y comunidades en favor de otras . 

(En otras entradas se hablará de cobertura y de salud).

Colegio de Fonoaudiologos de Rosario